12 dic. 2011

A veces pasa...

"Dios te trajo hasta aquí"...me dijo Lorenzo, así se llama el chico que hizo mi día diferente.

Hace meses que tenía una pulsera rota, una de esas que hacen los huicholes y que son mis favoritas... y por equis razón no la había llevado con alguien para que me dijera si tenia remedio.
Hoy, lo recordé, me di una vuelta por los puestos del centro....y lo encontré a él, Lorenzo..... le dije "estoy triste porque mi pulsera ya no sirve" sonrió y dijo que podía arreglarla (pensé que sería rápido......pero tardó dos horas) dos horas que me quedé sentada con el..."atendiendo" su puesto :) ..le tomé una foto con mi celular...sin permiso (ni siquiera sé si se dio cuenta, creo que no)

Lorenzo y yo estuvimos platicando de tantas cosas, tiene 20 años, pero muy bien vividos (y se siente viejo) al final, cuando casi terminaba me dijo "ahora yo soy el que está triste porque casi termino de arreglar tu pulsera"

Me dijo "vete a conocer el mundo....porque hay mucho que vivir" :)

Le pagué, le sonreí, y prometí buscarlo alguna vez.

"Dios te trajo hasta aquí...." fue lo último que me dijo antes de que me fuera.


No hay comentarios.: