8 may. 2010

Un día de Mayo


Mi día comienza poco antes de las seis de la mañana, me despierto con el sonido en turno de la alarma y me detengo un poco para sentir el viento de la mañana que entra por mi ventana que he dejado abierta, sonrío, se siente fresco, la cierro, me dirijo a tomar un baño y ya puedo sentir el calor del mes que corre(...)

(...) entre gente que va al trabajo, papás que llevan a sus hijos a la escuela y gente que sólo va. Me gusta escuchar música mientras voy a vuelta de rueda entre las calles de la ciudad, y a veces (como hoy) cuando no voy de prisa, me toca ver el amanecer, y entre los colores en el cielo y la música, la espera siempre es menos pesada.

(...) regresé a casa ya de noche, admito que me gusta Guadalajara de noche, las calles fluyen más rápido, el tiempo no es tan largo como en las esperas matutinas y el clima siempre es más agradable.

Me gusta regresar sola porque me gusta pasar tiempo conmigo.

Ya en casa, después de hablar un rato por teléfono (mi llamada de todas las noches antes de dormir)......................... abro la ventana, me detengo y siento el frío de la noche, me asomo y veo el mismo paisaje, la calle a esta hora siempre está sola, me quedo un rato ahí...

... entonces el tiempo deja de contar.-


(ejercicio para una clase de la uni)

No hay comentarios.: