1 dic. 2009

el anhelo constante...


“Tengo ganas, pequeñas, pero ganas de empezar otra vez y olvidarme de que ésta y cualquier ciudad a veces está tan triste como yo. Y notar que estoy cambiando, aunque sólo sea un poco”*

Yo también tengo ganas de empezar algo nuevo, y notar que estoy cambiando, aunque sólo sea un poco. Dos semanas, dos semanas… cada final de semestre termino deseando unas vacaciones, despertarme un lunes y saber que puedo hacer “nada” ese día : ), tener la opción de caminar sin tener que llegar a algún lugar y ser puntual, me gusta no tener un patrón que seguir (pero a la vez, no sé que tan malo pueda resultar eso)

Tengo ganas de no tener compromisos de ningún tipo, (no estoy lista para eso) tengo ganas de pasar tiempo conmigo, hablar seriamente, responderme algunas cosas que andan por ahí vagando, tomar posturas con respecto a situaciones e ideas, y dejar fluir algunas cosas.

“¿Has visto que egoístas nos volvemos cuando estamos solos?” * jaja…

Tengo ganas de vivir diciembre, pero tranquilamente, MUY tranquilamente…sin presiones, ajá..sin presiones de ningún tipo, que el viaje de fin de año con la familia, que el nuevo horizonte backpacking-negocio Tepic, que el chico lindo en turno que no deja de buscarme, que la chica interesante, que esto, que aquello, dos semanas, dos semanas para tomar mi espacio, tiempo y rumbo. A veces me sorprende lo fácil que puedo dejar ir las cosas, por ejemplo, ahora mismo alguien me llama la atención pero me han dicho que “no está disponible”, y hoy, siento tan lejos las ganas de poder llegar a conocernos mejor, lo cierto es que, estoy en el punto de si pasa bueno y si no, nada había de todas formas, eso….ese “si pasa bueno y si no nada había de todas formas” a veces me asusta, porque voy por la vida sin aferrarme a algo (sentimentalmente hablando) y entonces…. ¿cuándo? ...

¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me dirás que te amo? Esto es urgente porque la eternidad se nos acaba.

* Piedras..

No hay comentarios.: